lunes, noviembre 30, 2009

Media maratón de Córdoba

Un saludo a tod@s ustedes.

En el día ayer estuve en la ciudad de los Califas para participar en la Media maratón de Córdoba. Fue la repetición de la participación en una prueba de la que el año pasado salí encantado y que este año pensaba repetir en participación, salvo que las lesiones o alguna circunstancia excepcional me impidera hacerlo.

Este año tenía la circunstancia de que no podía tomarme el fin de semana de manera lúdica-competitiva. La Junta de Andalucía decidió poner los exámenes del Cuerpo A2.1000 de acceso libre el sábado por la tarde en Sevilla y como decidí presentarme pues esto me obligaba a renunciar al sábado de paseo por las calles cordobesas y de visita por sus barrios y lugares monumentales. Este fin de semana tuve que pasar por Sevilla, examinarme y después tirar en autobús hasta Córdoba, llegar a las 12 de la noche, dormir en el Hotel elegido para la ocasión y madrugar el domingo para participar en dicha prueba.

El domingo por la mañana me levanté con un cierto cansancio, pero nada que fuera relevante. Quizás el principal obstáculo que encontré ayer para correr fue la llegada del General Invierno. A las 7:30 de la mañana me encontré una abundante lluvia que impregnaba las calles, patios y campos cordobeses. Deayuno en el Hotel y me dirijo hacia el lugar de la salida para recoger el dorsal. Llego, comienzo a calentar bajo la lluvia, teniendo que resguardarme en el túnel de vestuarios de la instalación deportiva. Allí haciendo movimientos para entrar en calor y preparar mis músculos para el esfuerzo.

A las 9:50 hrs. dejo la instalación y me dirijo hacia el arco de salida. Una lluvia torrencial me iba calando en el cuerpo. Estábamos todos los corredores empapados de agua y aguantando nunca mejor dicho el chaparrón y deseando ponerme en movimiento para quitarme de encima esa sensación incómoda de sentirme calado. A las 10 de la mañana dan el pistoletazo de salida y desde el comienzo de carrera las sensaciones no eran buenas. Me notaba muscularmente frío, sin sensaciones de carrera y bastante agarrotado. Decido no apretar y tomarme los primeros kilómetros bajo el aguacero cordobés de manera tranquila, en la búsqueda de las sensaciones de carrera. Los primeros 7 kilómetros los paso en 32 minutos y los 10 primeros kilómetros los paso en 48 minutos. A partir de ese momento decido apretar un poco e ir tomando posiciones algo más delanteras, coincidiendo con el momento en el que la carrera comienza a ir en perfil ascendente.

La lluvia nos abandonó un pequeño ratito para volver nuevamente más tarde pero me sirve ese momento para recuperar sensaciones y comenzar a apretar el ritmo. Empiezo a ir a tope pero noto que los músculos no terminan de calentar del todo. Además, en el kilómetro 14, en la Avenida del Brillante veo a un corredor tirado en la acera, atendido por miembros de la Cruz Roja por hipotermia -supongo- y no dejo de abandonar la idea de que es aventurado en esas condiciones hacer un sobreesfuerzo en un día tan adverso. Pero sigo apretando fuerte y la última fase de la carrera, en terreno descendente, la hago fuerte de sensaciones. Los últimos 2 kilómetros pago el esfuerzo, pero más en el plano psicológico que físico, por el rodeo que hay que hacer a la instalación deportiva donde se finaliza la carrera. Mis piernas ya no me transmitían sensaciones y ya decido que lo que hay que hacer es llegar a meta, cosa que hago con gran esfuerzo por mi parte con un tiempo final de 1:38:17. La marca no me deja contento ni satisfecho pero creo que para como estaba el día y todo lo que tuvimos que sufrir bajo el chaparrón cordobés yo me sentía satisfecho de haber cruzado la línea de meta.

Las sensaciones de todos los corredores era compartida. Nadie de los que hablé cumplió con su objetivo de marca pero creo que, pese a eso, los que nos pusimos ayer en la línea de salida éramos auténticos valientes por correr en un día con una climatología tan dura, y los que cruzábamos la línea de meta entrando en la pista de atletismo cordobesa nos sentíamos auténticos héroes. Desde luego, esta experiencia la voy a tener retenida en mi memoria durante muchos años.
Un saludo a tod@s ustedes.

7 Comments:

Blogger Alfonso said...

Emilio, te saludé en los primeros kms de la carrera, aunque no se si llegastes a reconocerme.

No te preocupes por la marca, no era el dia mas adecuado para hacer buen tiempo. A mi tampoco me respondian las piernas como hubieran debido, estaban agarrotadas por el frio y la lluvia.

¿La próxima, Los Palacios???

Un saludo

8:51 p. m.  
Blogger Rossimilio said...

Claro qe me acuerdo. Fue cuando salíamos de los alrededores de El Fontanal, que escuché un grito de "¡Emilio!". Lo que pasa es que con el mogollón de gente que había había que andarse con cuidado para evitar tropezones y cosas indeseables. La salida de este año la he visto perfecta para el estado de exitación que teníamos los corredores después de aguantar la "mojá" de los 10 minutos a la intemperie antes de salir.

¿Media de Los Palacios? Allí estaré como todos los años. Esperemos que la climatología y la suerte nos acompañe.

9:06 p. m.  
Blogger Trapatroles said...

Buen tiempo teniendo en cuenta la dureza y la lluvia.

11:34 a. m.  
Blogger Capitán Clostridium said...

A ver, me duele el pie ROssimilio, como ya te dije.
Sobre todo cuando inicio el andar tras estar en reposo. En reposo no me duele nada, y con unos tenis que tengo, menos. Con zapatos normales y planos, el dolor llega a ser molesto.

Necesito ese remedio que te dije para mi pie, pues sigo con el dolor en el talón.

Hice lo que recordé: Hoy llené media botella de agua y casi la congelé (no me dio tiempo). La apliqué (coloqué bajo el pie y la pisé rodándola) y se me quedó el pie dormido, pero luego, un rato largo después, empezó como a cosquillearme en reposo, cuando en reposo no me dolía el pie.
Ya sé que tengo que ir al médico. Pero, ¿Qué puede ser? Tengo tres teorías:
- Fascia plantar
- Espolón calcáreo (?)
- Un papiloma (¿un papiloma puede crecer dentro sin que se detecte desde fuera? EL estado del pie es normal)

La verdad es que mientras tenía el hielo sentía mucho alivio. Dolía un poco (parece que el dolor es mayor en una zona lateral, bajo la curva y hacia fuera del pie, delante del talón)


Gracias.

8:35 p. m.  
Blogger Rossimilio said...

Buenas, Capitán.

Bueno, creo que lo mejor es que te vea el médico, pero pienso que si con el frío se te calma el dolor puede ser que lo que tengas es una inflamación. A lo mejor es fascitis, una lesión muy molesta y, sobre todo, que tarda mucho en recuperarse. Aparte de ir al médico y que te vea el pie yo seguiría con el frío e incluso te puede venir bien ir al fisioterapeuta y que te trate eso.

Venga, suerte. Mejórate y a ver si te puedes quitar de este engorro de lesión.

10:34 p. m.  
Blogger sebas said...

Buenas Emilio.
Eso de que no es una buena marca es muy relativo, ya quisiera yo, primero haber podido ir a esa prueba, ya que, como creo que sabes, voy a estar unos mese parado. Por una lesion (una caida) me han operado del hombro. Pero en caso dehaber corrido para mi esa seria una marca EXTUPENDA.
Saludos y a ver si nos vemos corrieod otra vez, que tengo el mono.

1:33 p. m.  
Blogger Trapatroles said...

La marca es lo de menos, hay muchas carreras y esta es especialmente dura.

Saludos

7:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

contadores gratisanuncios gratiscontactosinformes de empresasvideoscontador web