martes, noviembre 21, 2006

6 años sin Ernest Lluch


Un saludo a tod@s ustedes.

Tal día como hoy, hace 6 años, un 21 de noviembre de 2000, ETA asesinó en el garaje de su casa al político socialista Ernest Lluch.

Para mi Ernest Lluch era una persona con la que me identificaba bastante. Tenía la oportunidad de escucharle por las tardes en el programa "La Ventana" de la Cadena SER, en una tertulia política y era una delicia escucharle y entenderle. Un gran catalán que era capaz de entender el encaje de Cataluña dentro de España, un intelectual de posicionamientos moderados y de entendimiento entre las diversas fuerzas políticas. Un amante de lo vasco, amante de esa bella ciudad llamada Donostia a la que solía ir a pasar los días y las vacaciones. Y sobre todo, una persona capaz de entender el problema vasco de la violencia y una persona comprometida con la búsqueda de soluciones dialogadas para intentar acabar con esta lacra.

ETA decidió disponer de su vida. Y al quitárnoslo le echamos de menos en momentos como el actual, cuando necesitamos de su visión de diálogo, de tender puentes de acercamiento hacia el mundo radical y atraerlos al terreno de la democracia, así como su postura de negociación y búsqueda de consenso entre el mundo nacionalista democrático y el PSOE. Su presencia en el proceso de paz actual podría haber sido de gran utilidad, pero por desgracia no está entre nosotros.

Aquí traigo la memoria de este gran hombre. Recuerdo las manifestaciones de repulsa de tan salvaje atentado por toda España y, especialmente en Barcelona, donde los manifestantes portaban pancartas de "Dialoguen ya" y cuando Gemma Nierga en la lectura del manifiesto pidió a los politicos que "Dialogaran, por favor". Lo triste fue que el entonces presidente del Gobierno José María Aznar desafiara aquel deseo de petición de entendimiento y por el que siempre abogó Ernest con una salida de tono y una huida hacia adelante que me produce tristeza recordar.

Y también a título anecdótico recuerdo el mitin que pronunciaba Ernest Lluch en la Plaza Mayor de Donostia en plena campaña electoral de las Elecciones autonómicas vascas de 1998. Frente al estrado se concentraron unos manifestantes radicales abertzales pidiendo el acercamiento de los presos a cárceles vascas. Ernest Lluch se dirigió a los manifestantes gritando ¡¡ Libertad, libertad! y pidiéndoles que gritaran y se manifestaran, porque "¡mientras gritáis, no matáis!".

Así era Ernest Lluch. Llevamos 6 años sin él pero ahí ha dejado un legado impresionante: una actividad académica como Catedrático y profesor de Doctrinas Económicas en la Universitat de Barcelona, ex-ministro socialista de Sanidad, columnista en periódicos, tertuliano en la Cadena SER y, sobre todo, un legado de saber estar, de compromiso con la paz y el entendimiento entre ideologías divergentes. Mataron a un gran hombre pero el mejor homenaje que podemos hacerle es luchar en la medida de nuestras posibilidades por la paz en el País Vasco con sus armas: las de la tolerancia, la razón y el diálogo.

Por él, por todas las víctimas de la violencia. Por la paz y la libertad.

1 Comments:

Blogger Arbillas said...

¡ Que impresión entrar en el blog y encontrarme con la foto de Ernest Lluch !.

Hablo a veces de él y sobre todo de las palabras que pronuncio su viuda cuando fue asesinado.

La entereza, las palabras y el sentimiento de su mujer, aunque solo sea por eso.... es necesario recordarlo.

Yo soy poca amiga de fechas, pero gracias por recordarnoslo.

Tenemos que hablar mas veces de algunas personas sin esperar al dia marcado en la agenda.

Un abrazo.

3:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

contadores gratisanuncios gratiscontactosinformes de empresasvideoscontador web